Electrodomésticos en la cocina

En la actualidad, la oferta de estos aparatos es bastante amplia, pero para que brinden la mayor eficiencia hay que invertir en productos de excelente calidad, con líneas limpias y diseño atemporal, innovadores, fácil uso e interacción, que proporcionen comodidad y faciliten las labores, tengan un consumo energético lo más bajo posible, de fácil mantenimiento, amigables con el medio ambiente y de alta durabilidad.
Para integrar los electrodomésticos en la decoración de una cocina, se deben tener en cuenta ciertos puntos que ayudarán a mantener la estética del espacio y la funcionalidad de los aparatos. Una idea común actualmente es la de ‘disimularlos’ y que no sean tan evidentes a la vista.

Los electrodomésticos han sido blancos por mucho tiempo, por lo que se han combinado con tonos claros de azulejos y paredes. Pero actualmente, la tendencia en cocinas marca la posibilidad de integrarlos de manera que puedan encajar en cualquier ambiente. Por lo que se venden en otros colores y también pueden cubrirse con muebles, entre otras opciones. Los modelos en el mercado nos permiten decidir entre colores, como los plateados, que combinan a la perfección con muebles y entornos de distintos materiales. Asimismo, otra opción es recubrir los electrodomésticos con coberturas que imiten las del mobiliario para que queden disimulados en la cocina, o bien, pueden mantenerse en el interior de los armarios.
Es importante elegir colores que combinen con el resto de la decoración del hogar. Las cocinas más modernas pueden complementarse con electrodomésticos de colores distintos a los habituales, siempre y cuando el resto de los elementos de la cocina cuenten con una tonalidad similar o sus colores se encuentren en armonía.